Eduardo Naranjo. Obra Gráfica

Sala Ignacio Zuloaga de Fuendetodos (30 de marzo-11 de junio)
Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos / Diputación Provincial de Zaragoza

Catálogo exposición

 

 

La Diputación Provincial de Zaragoza y el Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos llevan más de veinte años colaborando con el ayuntamiento en la promoción cultural de la patria de Francisco de Goya. Una de las tareas básicas de esa acción es la divulgación de la obra grabada original de Goya con la indispensable visita al Museo del Grabado de Goya. Pero, además, el creador de los Disparates se convierte también en mentor de la gráfica contemporánea internacional en las exposiciones organizadas en la sala Ignacio Zuloaga, situada pared con pared con la casa natal del maestro. Más de cien artistas que van desde Picasso y Miró hasta Viola y Barceló pasando por el nobel Günter Grass y John Berger han expuesto sus grabados en la sala Zuloaga. Este espacio fue la antigua escuela del municipio, pagada piedra a piedra, ladrillo a ladrillo, por el pintor guipuzcoano, uno de los genios indiscutibles del noventayocho español junto a Sorolla.

Fuendetodos recibe y da la bienvenida ahora a Eduardo Naranjo, pintor extremeño como otro don Francisco, de apellido Zurbarán. La muestra de su obra gráfica da cuenta de un empeño ineludible por trascender la representación figurada y transformarla en una realidad mágica y onírica, espíritu al que no le son ajenas las influencias de Goya. Desde sus comienzos como grabador en 1965 hasta nuestros días, Eduardo Naranjo ha explorado estilos, técnicas y temas diversos y complejos. Sus estampas permanecen solidarias de su pintura desarrollando así la tradicional faceta del pintor-grabador inexcusable tanto en Naranjo como en Goya. Para inspiración de algunas de sus series, ha buceado en varios de los libros del canon occidental, como el del Génesis bíblico o Poeta en Nueva York de Federico García Lorca, cuyas carpetas de grabados están presentes en esta exposición. Manifestamos aquí nuestro reconocido agradecimiento al pintor Eduardo Naranjo por su generosa colaboración para organizar la primera exposición retrospectiva de su obra gráfica completa.

La exposición de la obra gráfica de Eduardo Naranjo se compone de cerca de un centenar de estampas (incluyendo las de la Tauromaquia, expuestas en el Museo del Grabado de Goya), tanto sueltas como formando series, de los más variados formatos y técnicas: aguafuerte, aguatinta, manera negra, punta seca, litografía, serigrafía, fotopolímero… Entre las series destacan: La Creación (1983-1985), Poeta en Nueva York (1987-1991), Federico en Nueva York (2005) y Tauromaquia (2008).

EDUARDO NARANJO GRABADOR

Eduardo Naranjo (Monesterio, Badajoz, 1944) es uno de los artistas españoles vivos más prestigiosos y el máximo representante del realismo mágico español. “La pintura –aclara Eduardo Naranjo– es algo connatural en mí, lo primero por lo que sentí vocación, aunque sé que el dibujo y la pintura marchan estrechamente relacionados. De hecho, cuando empiezo una obra, lo hago dibujando”. Este concepto y dominio del dibujo es el que hizo que la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla le concediera en 1958 el premio de dibujo “del Antiguo”, que en 1961 consiguiera en la Escuela de Bellas Artes de Madrid los premios de retrato y dibujo, y que a la estampa titulada Triste homenaje se le concediera una medalla de tercera clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1968.

Naranjo a su llegada a Madrid ingresó en la Escuela de Bellas Artes, de la que era profesor de grabado calcográfico Luis Alegre Núñez (Madrid, 1918-1969), artista con un gran dominio de la técnica del grabado que llegó a ser Director de la Calcografía Nacional entre 1953 y 1968. Pero de quien realmente aprendió y fue su maestro, tanto en el aguafuerte como en la aguatinta, fue Álvaro Paricio Latasa (1938-2012), que en 1964 entró como profesor en la Escuela de Bellas Artes de Madrid para impartir la asignatura de grabado. Fue pintor, grabador, dibujante, poeta y llegó a ser catedrático de grabado en la Escuela de Bellas Artes.

Naranjo declara que se considera fundamentalmente “un pintor que hace grabados, y les he dedicado tanto tiempo como a la pintura. Me gusta mucho grabar porque grabar es investigar”.

Creador inquieto y polifacético, con su colaboración en 1981 en el libro Constitución española 1978 reanudó definitivamente su labor de grabador, iniciada en 1965. Entre sus cerca de cien estampas destacan las series: La Creación (1983-1985), Poeta en Nueva York (1987-1991), Federico en Nueva York (2005) y Tauromaquia (2008).
Eduardo Naranjo, entregado admirador de Goya, expone por vez primera una retrospectiva de su obra gráfica y por deseo expreso lo hace en Fuendetodos, la patria del creador de los Disparates.

 

LA TAUROMAQUIA DE EDUARDO NARANJO. UN DIÁLOGO CON GOYA

En paralelo a la exposición general de la obra gráfica de Eduardo Naranjo en la Sala Ignacio Zuloaga, tiene lugar otra exposición de contexto en el Museo del Grabado de Goya de Fuendetodos en la que se exponen juntas y en diálogo las Tauromaquias de Goya y Naranjo.

Naranjo como Goya, es un admirador de las corridas de toros. También como Goya, su obra gráfica forma series, entre ellas: las siete estampas al aguafuerte y aguatinta, manera negra y punta seca de La Creación (1983-1985), las trece aguatintas de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca (1987-1991), las diez serigrafías de Federico en Nueva York (2005) y, por último, la Tauromaquia (2008), conformada por diez grabados realizados con la técnica del fotopolímero y la punta seca.
Contemplar una estampa es como leer un libro (a veces demasiado voluminoso) y en este caso de un enorme verismo y poesía. Naranjo nos trasmite por medio de sus estampas su potencia creativa convertida en emoción y nos atrapa como si fuera música mágica y nos conduce poderosamente, pero con suavidad, a un cercano universo misterioso. En la Tauromaquia presenta toda la crudeza de la fiesta.

Con motivo del bicentenario de la publicación de la primera edición de la Tauromaquia de Goya (Madrid, 1816) se presenta en el Museo del Grabado de Goya de Fuendetodos esta exposición de contexto que mantiene un apasionante y fructífero diálogo entre las series de Goya y Naranjo.